Click here to see COVID-19 updates

Archbishop's Appeal

The Archbishop’s Appeal is the annual fundraising campaign that provides supplemental financial assistance to institutions, programs and ministries affiliated with the Catholic Church throughout the Archdiocese of San Antonio.

Learn More about the Archbishop’s Appeal Make a Donation to the Archbishop’s Appeal.
  • 4,500,000
  • 4,000,000
  • 3,000,000
  • 2,000,000
  • 1,000,000
3093608.95
3709179.95

Vocations

Vocaciones y la Familia

Ana Bojorquez


Mi nombre es Ana Bojorquez y tengo 24 años de feliz matrimonio con dos preciosas hijas. En los últimos 15 años he tenido la fortuna de trabajar en la Pastoral Vocacional como asistente administrativo en la oficina de vocaciones para la Arquidiócesis de San Antonio y agradezco a Dios primero que nada por haberme dado la oportunidad de servir en este ministerio. Dios colocó dentro de mí este amor profundo por las vocaciones, y estoy por siempre agradecida. Es por eso que me gustaría compartir mi experiencia acerca del tema de las vocaciones sacerdotales y de la vida consagrada como laica y como padre de familia, el cual ha sido un ministerio muy gratificante con sus retos y desafíos.


La familia es el primer ámbito donde se encuentra la pastoral vocacional y es la constructora de la Iglesia. En mi caso, el amor y la pasión que tengo por las vocaciones no hubiera sido posible sin el apoyo de mi familia. Doy las gracias a mi hermano, Obispo Arturo Cepeda, quien alienta mi pasión por las vocaciones y me anima en cada paso de este ministerio con amor y cariño. También agradezco a mi bisabuelita, quien fue una gran influencia en mi fe. Ellos me enseñaron la responsabilidad de ser los primeros catequistas y predicadores de la fe para nuestros hijos. Como padres de familia de fe, nuestras palabras, ejemplos y compromisos forman parte de las responsabilidades para que nuestros hijos encuentren su misión en la vida. De esta manera se pueden clarificar sus intereses y poco a poco van elaborando su proyecto de vida a la luz del Señor.


Debido a la guía y enseñanza de mi familia, comprendí que, como padres de familia católicos, tenemos la gran responsabilidad de preparar, cultivar, y defender las vocaciones que Dios suscita en nuestras familias. Sin embargo, durante los 15 años que tengo en la promoción vocacional, me he dado cuenta de que nos enfrentamos a una sociedad que carece de fe, donde lo material está por encima de la felicidad y el amor a Dios. Es por eso que debemos enriquecernos con valores espirituales y morales, es decir, un amplio conocimiento del significado de la vocación.


Uno de los factores más importantes es la oración, ya que es imprescindible para acoger la llamada de Dios. Las vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada sólo florecen en un terreno espiritualmente bien cultivado. Nunca faltarán los desafíos, pero ciertamente hay un espacio para crear esta nueva cultura dentro de nuestras familias y en nuestra Arquidiócesis, con la esperanza de que volvamos a ser el semillero vocacional.


En 2016, al hablar de los laicos católicos, el Papa Francisco dijo, “necesitamos laicos que tomen riesgos, que se ensucien las manos, que no tengan miedo a cometer errores, que vayan hacia adelante. Necesitamos laicos con visión de futuro, no sujetos a solo las pequeñas cosas de la vida” (1) La esperanza es que salgamos adelante y ensuciémonos las manos para iniciar una nueva oleada de vocaciones en nuestra Arquidiócesis. no tenga miedo de hacer preguntas y buscar respuestas.


Si usted siente que necesita más conocimiento acerca de la pastoral vocacional, nuestra oficina ofrece días de formación para laicos y nuestro objetivo es brindar inspiración a cualquier persona que este empezando o revitalizando una Pastoral Vocacional en su parroquia. Estos días de formación han sido programados para el católico común y corriente que desea participar en la promoción de vocaciones, ya sea iniciando un comité nuevo o revitalizando un comité que ya está establecido, ofreciendo ideas nuevas, que atraigan nuevos trabajadores a la Viña del Señor.


Finalmente, si bien tengo el privilegio de servir en la Pastoral Vocacional de la Arquidiócesis, los verdaderos héroes son los hombres y mujeres que han dicho “SI” a Cristo. Ellos nos sirven de inspiración a cada uno de nosotros, para vivir abiertos a lo que Dios desea para nuestras vidas y las de nuestros hijos.


(1) http://www.vatican.va/content/francesco/en/speeches/2016/june/documents/papafrancesco_ 20160617_plenaria-pc-laici.html


Latest News